Instituciones de procedencia

Cuando a los padres biológicos se les retira la tutela judicialmente o renuncian a ellos voluntariamente, el menor ingresa en instituciones de acogida. Estas instituciones pueden ser de tres tipos:

Casas cuna

Los niños acogidos en este tipo de institución son menores con edades comprendidas entre 0 y 3 años. Los cuidados que se proporcionan a los niños en las casas cuna son cuidados básicos: alimentación, higiene y atención sanitaria.

casa_cuna_ext

Un empleado/a está a cargo de varios niños, y pocas veces es posible una atención individualizada. La alimentación es muy básica (leche, hortalizas, verduras y frutas), la carne y el pescado no son un alimento de carácter regular y aunque para la cultura occidental esté fuera de lugar, la bebida principal de los niños es el té, que empiezan a tomarlo desde muy pequeños, en cantidades importantes.

El funcionamiento básico de una casa cuna, igual que ocurre en los orfanatos, es la atención y cuidado de los niños en grupo. La ratio es de 1 a 3 empleados para un grupo de entre 5 y 15 niños de corta edad.

casa_cuna_jardin

La mayoría de los directores y empleados de las casas cuna son médicos. Esto proporciona una atención sanitaria constante y regular a los menores que ingresan en las casas cuna. Los niños provienen de familias con problemas sociales y de alcoholismo, donde en la mayoría de los casos los embarazos no están controlados y no tienen historial clínico. Por esta razón, los menores al nacer son catalogados de alto riesgo por posibles problemas médicos. Estos diagnósticos van siendo descartados de su expediente sanitario a medida que pasa el tiempo y se constata que no padecen dichos transtornos o enfermedades.

casa_cuna

Hospitales

Cuando en una ciudad no existe casa cuna, se ingresa a los menores en el hospital, dónde pueden permanecer el mismo tiempo que permanecerían en la casa cuna (entre o y 3 años).

Orfanatos

En este tipo de institución se acogen niños a partir de los 3 años de edad y permanecen en estos centros hasta avanzada la adolescencia. Posteriormente salen de los orfanatos y se ubican en apartamentos que la administración facilita.

Los niños cuando llegan a los orfanatos, dependiendo si proceden directamente de la calle o de una casa cuna, son atendidos y diagnosticados por médicos y psicólogos que pueden facilitar una información adecuada a los futuros padres adoptantes.

Los orfanatos son instituciones abiertas, que intentan reproducir el estilo de vida de una gran familia, donde los niños asisten al colegio público de la ciudad. Es habitual que los niños de los orfanatos pasen los fines de semana acogidos en familias de la población en la que está ubicado el orfanato.